Viernes, 11 Septiembre 2015 01:00

Indemnización por traumatismos menores de la columna vertebral

Escrito por 
Valora este artículo
(0 votos)

collarin cervical rigido

 

Indemnización por traumatismos menores de la columna vertebral

Es para i Reclama Tráfico uno de los puntos esenciales en la reforma del Baremo. Hemos visto que en los casos de fallecimiento y de lesiones graves las indemnizaciones han crecido de una forma destacada, pero en los traumatismos cervicales menores el legislador, entendemos que pretende reducir las sumas indemnizatorias, por ser el accidente más frecuente, y con mayor tanto por ciento de lesionados por siniestro al ser esta la lesión más común.

El “nuevo Baremo” afirma que los traumatismos cervicales menores que se diagnostican con base en la manifestación del lesionado sobre la existencia de dolor, y que no son susceptibles de verificación mediante pruebas médicas complementarias, se indemnizan como lesiones temporales, siempre que la naturaleza del hecho lesivo pueda producir el daño de acuerdo con los criterios de causalidad genérica siguientes:

a) De exclusión, que consiste en que no medie otra causa que justifique totalmente la patología.

b) Cronológico, que consiste en que la sintomatología aparezca en tiempo médicamente explicable. En particular, tiene especial relevancia a efectos de este criterio que se hayan manifestado los síntomas dentro de las setenta y dos horas posteriores al accidente o que el lesionado haya sido objeto de atención médica en este plazo.

c) Topográfico, que consiste en que haya una relación entre la zona corporal afectada por el accidente y la lesión sufrida, salvo que una explicación patogénica justifique lo contrario.

d) De intensidad, que consiste en la adecuación entre la lesión sufrida y el mecanismo de su producción, teniendo en cuenta la intensidad del accidente y las demás variables que afectan a la probabilidad de su existencia.

La nueva norma afirma que la secuela que derive de un traumatismo cervical menor se indemniza sólo si un informe médico concluyente acredita su existencia tras el período de lesión temporal.

El “nuevo Baremo” introduce unos nuevos parámetros como que solo se indemnizará si un informe médico concluyente así lo acredita, para hacernos a continuación la siguiente pregunta ¿qué es un informe médico concluyente?. La respuesta no la podemos dar en este momento y serán los jueces a través de sus sentencias, quienes nos den la respuesta a esta pregunta.

Para la cuantificación de la indemnización el “nuevo Baremo” vuelve a distinguir entre el perjuicio personal básico, el perjuicio personal particular y el perjuicio personal patrimonial.

Vamos a tratar cada uno de ellos:

1.- Perjuicio personal básico.- Determinación de la indemnización del perjuicio personal básico por lesión temporal es el perjuicio común que se padece desde la fecha del accidente hasta el final del proceso curativo o hasta la estabilización de la lesión y su conversión en secuela. Su valoración económica se determina mediante la cantidad diaria establecida en la tabla 3.A.

2.- Perjuicio personal particular.- Viene recogido en la tabla 3.B y en suma pretende indemnizar la pérdida temporal de calidad de vida. La indemnización por pérdida temporal de calidad de vida compensa el perjuicio moral particular que sufre la víctima por el impedimento o la limitación que las lesiones sufridas o su tratamiento producen en su autonomía o desarrollo personal.

Recoge una serie de grados que pueden ser muy grave, grave o moderado.

El perjuicio muy grave es aquél en el que el lesionado pierde temporalmente su autonomía personal para realizar la casi totalidad de actividades esenciales de la vida ordinaria. El ingreso en una unidad de cuidados intensivos constituye un perjuicio de este grado.

El perjuicio grave es aquél en el que el lesionado pierde temporalmente su autonomía personal para realizar una parte relevante de las actividades esenciales de la vida ordinaria o la mayor parte de sus actividades específicas de desarrollo personal. La estancia hospitalaria constituye un perjuicio de este grado.

El perjuicio moderado es aquél en el que el lesionado pierde temporalmente la posibilidad de llevar a cabo una parte relevante de sus actividades específicas de desarrollo personal. El impedimento psicofísico para llevar a cabo la actividad laboral o profesional se reconduce a uno de los tres grados precedentes.

Como puntos genéricos a todos los grados definidos anteriormente debemos decir que son excluyentes entre sí y aplicables de modo sucesivo, asignándose un único grado a cada día.

El perjuicio personal particular causado por intervenciones quirúrgicas que sufre el lesionado por cada intervención quirúrgica a la que se someta se indemniza con una cantidad situada entre el mínimo y el máximo establecido en la tabla 3.B, en atención a las características de la operación, complejidad de la técnica quirúrgica y tipo de anestesia.

3.- Perjuicio patrimonial personal.- Se contiene en la tabla 3.C, y prevé los siguientes:

  • Gastos de asistencia sanitaria.- Se resarcen los gastos de asistencia sanitaria y el importe de las prótesis, ortesis, ayudas técnicas y productos de apoyo para la autonomía personal que por prescripción facultativa necesite el lesionado hasta el final del proceso curativo o estabilización de la lesión y su conversión en secuela, siempre que se justifiquen debidamente y sean médicamente razonables en atención a la lesión sufrida y a sus circunstancias.

Las entidades aseguradoras podrán pagar directamente a los centros sanitarios los gastos de asistencia sanitaria y, en su caso, los demás gastos previstos en el apartado anterior, mediante la firma de convenios sanitarios.

Se asimilan a los gastos de asistencia los relativos a los desplazamientos que el lesionado realice con ocasión de la asistencia sanitaria de sus lesiones temporales.

  • Gastos diversos resarcibles.- Se resarcen los gastos que la lesión produce en el desarrollo de la vida ordinaria del lesionado hasta el final del proceso curativo o estabilización de la lesión y su conversión en secuela, siempre que se justifiquen y sean razonables en atención a sus circunstancias personales y familiares. En particular, siempre que se cumplan los requisitos del apartado anterior, se resarcen los incrementos de los costes de movilidad del lesionado, los desplazamientos de familiares para atenderle cuando su condición médica o situación personal lo requiera y, en general, los necesarios para que queden atendidos él o los familiares menores o especialmente vulnerables de los que se ocupaba.
  • Lucro cesante por lesiones temporales. En los supuestos de lesiones temporales el lucro cesante consiste en la pérdida o disminución temporal de ingresos netos provenientes del trabajo personal del lesionado o, en caso de su dedicación exclusiva a las tareas del hogar, en una estimación del valor de dicha dedicación cuando no pueda desempeñarlas. La indemnización por pérdida o disminución de dedicación a las tareas del hogar es incompatible con el resarcimiento de los gastos generados por la sustitución de tales tareas.  La pérdida de ingresos netos variables se acreditará mediante la referencia a los percibidos en períodos análogos del año anterior al accidente o a la media de los obtenidos en los tres años inmediatamente anteriores al mismo, si ésta fuera superior, deduciéndose las prestaciones de carácter público que perciba el lesionado por el mismo concepto.

         La dedicación a las tareas del hogar se valorará en la cantidad diaria de un salario mínimo interprofesional anual hasta el importe máximo total correspondiente a una mensualidad en los supuestos de curación sin secuelas o con secuelas iguales o inferiores a tres puntos. En los demás casos se aplicarán los criterios previstos en el artículo 131 relativos al multiplicando aplicable en tales casos.

Visto 495753 veces Modificado por última vez en Viernes, 11 Septiembre 2015 01:19
Inicia sesión para enviar comentarios

Nuestros servicios