Viernes, 11 Septiembre 2015 01:40

¿Que cantidades se pueden reclamar por fallecido?

Escrito por 
Valora este artículo
(2 votos)

medico valorando 1

 

¿Qué cantidades se pueden reclamar por fallecido?

 

En este punto vamos a tratar las indemnizaciones por fallecimiento, en los que el nuevo Proyecto de Ley pretende conseguir una mejora de la percepción de las mismas mediante su individualización, teniendo en cuenta las nuevas estructuras familiares y con novedosos cambios.

 

Se indemnizan tres categorías de daños para los cuales se establecen tres tablas indemnizatorias para el caso de fallecimiento:

 

    • Perjuicio personal básico
    • Perjuicio personal particular
    • Perjuicio patrimonial

La tabla 1.A establece la cuantía de perjuicio personal básico de acuerdo con los criterios y reglas de este sistema. La tabla 1.B establece las cuantías de los perjuicios personales particulares y excepcionales de acuerdo con los criterios y reglas de este sistema. La tabla 1.C establece las cuantías de los perjuicios patrimoniales, distinguiendo las categorías del daño emergente y del lucro cesante, de acuerdo con los criterios y reglas de este sistema.

 

1.- Perjuicio personal básico.- Está integrado por las personas que tiene derecho a percibir indemnización.

 

2.- Perjuicio personal particular.- Un punto novedoso que establece el “nuevo Baremo” es el resarcimiento de perjuicios particulares, que incrementan la indemnización básica fijada en la tabla 1.A, no siendo excluyentes entre sí y, de concurrir en un perjudicado, son acumulables. En el caso del allegado el único perjuicio particular resarcible es, en su caso, el de su discapacidad física, intelectual y sensorial. El resarcimiento del perjuicio particular por discapacidad física, intelectual o sensorial, previa al accidente o a resultas del mismo, tiene por objeto compensar la alteración perceptible que el fallecimiento de la víctima provoca en la vida del perjudicado. Para que este perjuicio sea resarcible se requiere como mínimo un grado de discapacidad del treinta y tres por ciento, que se acredita mediante resolución administrativa o cualquier otro medio de prueba admitido en Derecho. Este perjuicio se resarcirá mediante un incremento de la indemnización básica que le corresponda, que oscilará entre el veinticinco y el setenta y cinco por ciento, en atención al grado de discapacidad, la intensidad de la alteración y la edad del perjudicado.

 

Otro punto que establece el “nuevo baremo” es el perjuicio particular por convivencia del perjudicado con la víctima. Indicar que el legislador establece que la convivencia con la víctima constituye un perjuicio particular en todos los perjudicados, con excepción del cónyuge y víctimas o perjudicados menores de treinta años. En los casos exceptuados, esta circunstancia ya está ponderada en la indemnización por perjuicio personal básico. Cuando el perjudicado sea el abuelo o el nieto de la víctima y exista convivencia, la indemnización por perjuicio personal básico que en su caso corresponda se incrementa en un cincuenta por ciento. En los demás casos, cuando el perjudicado tenga más de treinta años y conviva con la víctima, se resarce como perjuicio personal particular la diferencia entre la indemnización por perjuicio personal básico prevista para un perjudicado menor de treinta años de su misma categoría y la que le corresponde a él por el mismo concepto.

 

Perjuicio particular del perjudicado único de su categoría. Indicar que la condición de perjudicado único dentro de cada categoría, con la excepción del cónyuge, constituye un perjuicio particular que se resarce mediante un incremento del veinticinco por ciento de la indemnización por perjuicio personal básico. La condición de perjudicado familiar único constituye un perjuicio particular que se resarce mediante un incremento del veinticinco por ciento de la indemnización por perjuicio personal básico. En caso de fallecimiento del único progenitor vivo del perjudicado constituye un perjuicio particular que se resarce mediante un incremento de la indemnización por perjuicio personal básico del: a) Cincuenta por ciento, en el caso de hijos de hasta veinte años. b) Veinticinco por ciento, en el caso de hijos mayores de veinte años.

 

Por último el perjuicio particular por fallecimiento de ambos progenitores en el mismo accidente se resarce mediante un incremento de la indemnización por perjuicio personal básico por la muerte de cada progenitor del: a) Setenta por ciento, en el caso de hijos de hasta veinte años y b) Treinta y cinco por ciento, en el caso de hijos mayores de veinte años.

 

El fallecimiento del único hijo del perjudicado constituye un perjuicio particular que se resarce mediante un incremento del veinticinco por ciento de la indemnización por perjuicio personal básico. Así mismo el fallecimiento de víctima embarazada con pérdida de feto a consecuencia del accidente constituye un perjuicio particular que se resarce mediante una cantidad fija que percibe el cónyuge. Dicha cantidad es superior si la pérdida de feto tiene lugar una vez transcurridas doce semanas de gestación.

 

3.- Perjuicio patrimonial.- Un punto que preveía el “antiguo Baremo” que ha sido modificado es el perjuicio patrimonial básico. En este punto cada perjudicado recibe, sin necesidad de justificación, una cantidad fija por la cuantía fijada en la tabla 1.C, por los gastos razonables que cause el fallecimiento, como el desplazamiento, la manutención, el alojamiento y otros análogos. En el caso de que el importe de dichos gastos excediese del establecido en el apartado anterior, su resarcimiento requiere justificación, abonándose además los gastos específicos, que comprenden los gastos de traslado del fallecido, entierro y funeral conforme a los usos y costumbres del lugar donde se preste el servicio. Se abonan igualmente los gastos de repatriación del fallecido al país de origen.

 

Se contempla el concepto de lucro cesante en los supuestos de muerte, que consiste  en las pérdidas netas que sufren aquellos que dependían económicamente de los ingresos de la víctima y que por ello tienen la condición de perjudicados.  A efectos de esta Ley se consideran persona perjudicada el cónyuge y los hijos menores de edad y se presume que también lo son, salvo prueba en contrario, los hijos de hasta treinta años. En los demás casos sólo tienen la condición de personas perjudicadas las que acrediten que dependían económicamente de la víctima y los cónyuges separados o ex cónyuges que tengan derecho a percibir pensión compensatoria que se extinga por el fallecimiento de la víctima.

 

En el caso de víctimas con ingresos de trabajo personal el multiplicando consiste en los ingresos netos acreditados de la víctima fallecida percibidos durante el año natural anterior al fallecimiento o la media de los obtenidos durante los tres años naturales inmediatamente anteriores al accidente, si fuera superior, que se proyectará hasta la edad de jubilación y, a partir de ésta, en la pensión de jubilación estimada. Si la víctima estaba jubilada, consiste en el importe anual neto de la pensión que percibía en el momento de su fallecimiento. Si la víctima hubiera estado en situación de desempleo en cualquiera de los tres años anteriores al fallecimiento, para el cálculo de los ingresos previstos en el apartado anterior se tendrán en cuenta las prestaciones de desempleo que haya percibido y, en caso de no haberlas percibido, se computará como ingreso un salario mínimo interprofesional anual.

 

Un aspecto que me ha llamado poderosamente la atención es el caso de víctimas con dedicación exclusiva a las tareas del hogar de la unidad familiar que se valora en el equivalente a un salario mínimo interprofesional anual. Si la víctima estaba acogida a una reducción de la jornada de trabajo para compatibilizar el trabajo remunerado con las tareas del hogar de su unidad familiar, la cantidad a percibir será de un tercio de la que resulte de realizar todas las operaciones de cálculo del lucro cesante con el multiplicando del artículo anterior, cantidad que será compatible con la que corresponda por lucro cesante con arreglo al artículo 83. El mismo criterio se aplicará en todos los casos en que demuestre que desempeñaba un trabajo a tiempo parcial por los mismos motivos.

 

Dada la complejidad, novedad y multitud de supuestos para el caso de fallecimiento que prevé el “nuevo Baremo” te recomendamos que te pongas en contacto con el equipo jurídico de i Reclama Tráfico, para que te hagan una evaluación de todas las posibilidades para el cobro de la indemnización justa adecuada a derecho, en el caso de fallecimiento por accidente de tráfico. En estos supuestos te atenderá directamente el Director Jurídico de i Reclama Tráfico.

Visto 425094 veces
Inicia sesión para enviar comentarios

Nuestros servicios